domingo, 21 de noviembre de 2010

Jagged little pill.

ay, ay, ay, cómo me sorprendo a mí misma a veces. me sorprendo y me sorprendo haciendo o diciendo o pensando cosas que no debería. a veces mi actitud hacia la vida o hacia determinadas personas depende de lo que soñé la noche anterior. cuando sueño que alguien me lastima de alguna forma, lo quiero menos, y viceversa. el otro día soñé con Rada. hay pocas personas que hayan tenido tan poca relevancia en mi vida como Rada, pero allí estaba. manejaba un patrullero e iba vestido de policía y se bajó del auto y se acomodó el cinturón y me guiñó el ojo. ojo! no de una forma lasciva, me lo guiñó cómplice nada más. bueno, el punto es que ahora lo aprecio mucho más. lo que perdí de vista es el punto de lo que estoy escribiendo. y es que lo que quiero decir o lo que está en mi mente es algo que no puedo decir. soy la autocensura personificada. es que no se puede vivir de impulsos, no? las cosas no saldrían bien. y qué hay de vivir de represiones? yo necesito mucho movimiento. necesito que pasen cosas. y necesito ir para adelante o necesito moverme. necesito poder pensar en lo que me viene y saber que esas pequeñas cápsulas de tiempo que son las horas, van a estar llenas de cosas. y una vez que las consumo apurando el trago y atragantándome un poco (es que me cuesta tragar pastillas), inmediatamente debo fijar la vista en la que se viene. qué es el presente? qué es este momento? este es un momento vacío. no hay nada acá. no hay sentido. tengo miedo. me muero de miedo de esta sensación horrible. qué carajo hago acá? antes, "ser" era otra cosa. tenía otro significado. o era suficiente. no, capaz que suficiente no. pero no había necesidad. yo era. éramos. y entonces las pequeñas cápsulas de minutos explotaban y chapoteábamos en los charcos del tiempo. me gustaba cuando nadábamos.

8 comentarios:

  1. Cuando era chica usaba "nadar" como verbo para "hacer nada" y a veces de adulta también. De adulta, ja. Josefa, ¡andá/nadá!

    ResponderEliminar
  2. capaz que ahora podés volar, ¿probaste?
    digo, all times when old are good. (mentira, dice byron)

    ResponderEliminar
  3. la puta madre era meddling.

    ResponderEliminar
  4. Me reí en voz alta con estos comentarios.

    ResponderEliminar
  5. muy divertido el sueño con el negro rada, me maté de risa. nunca me lo hubiera imaginado uniformado (tremenda subversión semiológica te mandaste...)

    sorpresivo giro al final. parece que hay un tiempo de cambios.

    saludos.

    ResponderEliminar
  6. Había escrito algo, pero blogger se taró...

    De mi primera novia me enamoré en un sueño. Tenía la panza tan rara, estuve como dos días sin comer.

    ResponderEliminar