jueves, 21 de mayo de 2009

Dentro.

Ante mí se extienden desiertos,
abrasadores,
indiferentes.
Inconmensurables superficies llanas.
No hay sombra, no hay nada.
No hay caminos.
Nada.
Giro entorno mío y me pierdo.
Ya ni mis huellas quedan.

4 comentarios:

  1. Yo más bien veo macetas de Mr. Bricolage con plantas bonitas que dan sombra, veo playas y Molinos de Pérez y calles named after dictadores. Veo supermercados Dumbo remodelados, y tarjetas con puntos acumulables.
    Hay orden también, en la cómoda y el placard (ejem)
    Veo championes en el techo de alguna casa y zapatos con agujeros que hacen muchísimo ruido en algún pasillo largo de baldosas anaranjadas.
    Veo, veo. Qué ves?
    Fuck it... está bastante awesome todo.
    El PMS me la chupa y encima lo hace mal!

    ResponderEliminar
  2. Ay, dios, "El PMS me la chupa y encima lo hace mal!", sos tan la vida. El PMS no debería chupártela in the first place... eso le corresponde a Adrian. God!!! (Y sabés cómo lo estoy diciendo.)

    Y, es cierto, ahora que me tomaste de la mano y me guiaste way out of there, veo todo eso yo también. Y como.

    And then some. (No sé, lo quería meter ahí.)

    ResponderEliminar
  3. Eso le corresponde a Poncho, hija de mil putas!!

    ResponderEliminar
  4. Ay, no encaré.

    Bueno, de última la idea de contemplar a Adrian chupándotela no está tan mal at all. O si no fuera posible, una alternativa similar también estaría bien.

    Pero it's definitely's Poncho's favourite meal!

    ResponderEliminar