lunes, 18 de octubre de 2010

confabulación de males

te busco cuando todos me fallan
cuando siento el reloj derretirse sobre mí
colándose por mis poros y
atravesándome la garganta
con los números hirviendo y
las agujas espinosas

te necesito cuando el mundo es gris y
el sol me evita
cuando el espesor de mi aliento
me nubla la vista y
la sangre se congela en mi piel azul

te deseo cuando las venas me palpitan y
mis labios se resecan
cuando tus medias sonrisas y
ojos entornados
taladran mi mente al ritmo de tu voz

te extraño cuando no lo recuerdo
cuando la necesidad me lo pide a gritos
cuando tus uñas en mi espalda y
tu respiración cálida en mi nuca
me desaparezcan por un instante que dure para siempre
(y luego ya no volver)

5 comentarios:

  1. No tengo idea por qué pero me salió decir "Asesíname" al final.

    Genial texto, como cada vez que entro acá.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Tan vivido, tan... calido y frio a la vez.

    Dualidad de belleza y de tristeza del recuerdo, y y acompañado con la magnifica voz de Edith, lo hacen un relato, hermoso.

    ResponderEliminar
  3. @Mauricio: Jaja, qué drástico, ¡pero es lo que me gusta! Muchas gracias. :)

    @Jorge: Gracias, Jorge. Se extrañaban tus comentarios por acá.

    ResponderEliminar
  4. Y yo extrañaba plasmar mi tinta por aqui :-)

    ResponderEliminar