martes, 14 de septiembre de 2010

Sublevación interior.

resignarse
a ser
un mal recuerdo
nada más que una
cruel pesadilla
en el sueño ligero
de una noche perfecta

o peor
ser
chiste amargo
de los días de risa
la imagen plena
de la condescendiente evocación

resignarse
a no solo perder
los superlativos de antaño
perder
la nostálgica sonrisa
la extraña añoranza
esporádica
el pinchazo en el vientre
ante inexorable provocación

nunca más
las lágrimas dulces
nunca más
no más

2 comentarios:

  1. Me cuesta codificar en palabras lo que me genera leer esto, realmente me encantó y la canción no podía ser más apropiada.

    ResponderEliminar