domingo, 5 de septiembre de 2010

luto.

estoy cansada.
no puedo hacerles frente.
a esos ojos que denuncian,
a ese odio incalculable.

la rutina del vértigo.
la gravedad que se agrava.
mi cuerpo encogido
como si buscara ovillarse.

la bondad de los extraños.
la compasión de los blancos.
las puertas que se abren para ellos,
y que se cierran para mí.

tus deseos son órdenes.
(¿no lo fueron siempre?)
mi corazón en un puño.
no queda nada por esperar,
se me escapó por entre los dedos,
ya no queda nada,
ni el sosiego de la mirada conocida,
ni el abrazo que reparta la congoja,
ya no queda nada,
(para mí) no queda nada.


4 comentarios:

  1. El odio, el vértigo, el ovillado, las puertas, la nada.
    Been there, done that. Only time helps...

    ResponderEliminar
  2. Ahjá...Creo que estamos hablando de cosas muy parecidas ud y yo ultimamente.

    Lo bueno, es que ud es más estética y sucinta al escribir.
    Lo malo, es que mis escritos habrá visto son una engorrosa horda de ideas, algo inconclusas...

    Muy bonito su escrito.

    Abrazo.
    (Espere mejore la cosa...)
    :)

    ResponderEliminar
  3. llego el momento de que sierres los ojos y mueras a tu vida de fomra conciente.

    Despierta al ser

    ResponderEliminar
  4. @Wicked: Sí, pero el tiempo se está tomando su buen tiempo, che.

    @Geo: Sí, totalmente. Comparto tus reflexiones todo el tiempo.

    Y, vamos, de malo eso no tiene nada. Es muy stream of consciousness lo tuyo, por lo menos yo lo siento así al leerlo, como si siguiera tu tren de pensamiento (y el mío) sin interrupciones. Es genial.

    Y gracias x3. :)

    @Manu: En cuanto pueda, maestro.

    ResponderEliminar