miércoles, 21 de septiembre de 2011

CC al mundo.

¿Cómo podía atreverse
a concederle
siquiera un segundo
a quien no fuera yo?
A dejarla entrar.
A que sea necesaria.
A que sea extrañada.
¿Cómo?
¿Cómo
cuando yo
había pretendido expulsarla?
¿Cómo,
cuando debería bastar conmigo?
No...
Así no.

4 comentarios:

  1. "Cuando no basta el amor que ofrecés..."

    Así no. Definitivamente no.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. por eso dar amor sin esperar nada a cambio, mejor no sufrir.

    ResponderEliminar
  3. A las dualidades hay que darles un poco de margen, en parte seguimos siendo nosotros pero también existe una que vive en nuestras sombras y que reclama un poco de atención.

    ResponderEliminar